La historia del traje de sastre femenino

Las tendencias y gustos están en constante evolución y la industria de la moda no es ajena a ello. Los diseñadores saben que tienen que adaptarse a estos nuevos cambios creando piezas funcionales y actuales que se acomoden a los nuevos tiempos.

Cambios en la sociedad, nuevas formas de realzar la figura o nuevas necesidades de las mujeres hacen  que el traje de sastre sea una de las piezas que más ha evolucionado a lo largo de la historia de la moda.

La evolución del traje de sastre femenino

Aunque pensemos que el traje de sastre es una de las esas prendas atemporales que siempre han sido parte de nuestro fondo de armario, es una de las piezas que más ha sufrido la evolución y los cambios en la moda. Distintos cortes, larguras y estilos han hecho del traje femenino una pieza capaz de adaptarse a todas las épocas.

En los años 50 diseñadores como Christian Dior apoyaron la lucha de las mujeres con diseños más transgresores, que mostraban los cambios de ver la moda y el estilo femenino en la época, los trajes de sastre pasaban a realzar la figura femenina con trajes de chaqueta más ajustados y faldas estrechas y alargadas. En los años 70 se vuelve a dar un giro a estas siluetas y empiezan a tomar fuerza de nuevo el traje tweed inspirado en los tejidos clásicos de Chanel y la combinación con blusas vaporosas, en materiales como la seda. Un estilo que dominaba el mundo de los negocios y que s e complementaba con el ambiente hippie-chic de la época.

La evolución del traje femenino siguió en los 80. Los mejores diseñadores de la década, como Ralph Loren, Calvin Klein y Donna Karan, crearon la imagen de superwoman y “ropa para el éxito” para la mujer de negocios. El traje toma ahora nuevas formas, con chaquetas con hombros anchos y abultados, una de las grandes tendencias de la época. Son trajes más funcionales que se adaptan a las nuevas realidades de las mujeres de la época. No sin elementos kitsch: grandes joyas de oro botones, una gran cantidad de detalles brillantes.

En los años 90 las mujeres se consolidaron ya en el mundo de los negocios y la sastrería femenina tomó nota de ello con diseños de traje de estilo masculino, pantalones en tonos clásicos como el negro, gris o azul marino. Los trajes perfectamente adaptados definieron el estilo de oficina perfecto para muchas mujeres y los sastres masculinos tomaron nota de ello comenzando a emitir colecciones de ropa unisex femenina.

Estilo actual del los trajes de sastre

Hoy en día, los trajes de sastre se han convertido en una de las piezas claves para el armario de muchas mujeres. No solo los utilizamos para looks de oficina, sino que son piezas capaces de adatarse al estilo del día a día, ocasiones informales y eventos más arreglados. Los trajes de sastre son tendencia y están ya presentes en todos los estilos, tejidos, formas y colores.

Es una prenda que ha conseguido adaptarse a las necesidades de las mujeres de hoy, con cortes y tejidos más cómodos y libres que permiten que sea una de las piezas que queremos ponernos en la mayoría de ocasiones. Un traje  de sastre siempre ha sido sinónimo de elegancia, pero los diseños han sabido renovarse para conseguir crear looks modernos y rompedores sin perder la esencia.

Bleis Madrid y la sastrería femenina

Bleis Madrid es una de las grandes marcas de referencia de las nuevas tendencias de la sastrería femenina. Los diseños consiguen combinar la esencia clásica de los trajes de sastre con las tendencias actuales para adaptarse a la mujer de hoy.

Incorporar en nuestros armarios las nuevas tendencias es más sencillo si las incluimos en prendas de corte más atemporal. El modelo No 03 Blazer acabado Piel de Bleis Madrid es el ejemplo perfecto, que combina la tendencia del acabado en cuero con una prenda fácil de combinar que nos sacará de cualquier apuro.  Nuevos tejidos como el terciopelo –Modelo no 01 Terciopelo Azul- o las lentejuelas – Modelo 01 Lentejuela Blanca/Negra- también se incluyen en los nuevos diseños de la sastrería femenina. Los trajes de sastre no dejarán de sorprendernos nunca.

Comments

There are no comments yet.

Leave a comment